3 técnicas de pitcheo que todo empleado, miembro de minorías, debe estar listo para batear

The Playbook: 3 Pitches Every Minority Employee Should Swing At In Boardroom Meetings

How to Hit a Business Homerun



READ ENGLISH VERSION HERE

0.jpegPor: Hugo Balta.
Hugo es Ejecutivo de Multimedios y Consultor en materia de Diversidad e Inclusión. Para leer más de sus artículos visita su blog: Straight Talk 

Τan pronto llego a una reunión de trabajo, empiezo a contar: ¿Cuántas personas de color están presente? ¿Cuántos latinos? ¿Cuántas mujeres?

Siempre encuentro que formo parte del grupo minoritario y más allá de lo que me gustaría admitir… muchas veces soy el único.

Esto es importante para mí porque a menudo dicta el encuadre de las discusiones y debates. Las posiciones se empiezan a tomar incluso antes de pronunciar una palabra. Una persona es juzgada por lo que dice, cómo lo dice, cuando lo dice junto a otro montón de factores. Y cuando eres la única representación de la minoría en la sala de juntas; la situación se amplifica.

Existen ciertos estándares establecidos por parte del liderazgo homogéneo, al dirigir las reuniones:

– A veces estás allí solo para que pueda decirse que se incluyó a una minoría.
– A veces estás allí para representar (por injusta que sea) a la comunidad de la que formas parte.
– A veces estás allí porque tus ideas (basadas en la experiencia, el talento y el conocimiento) son importantes.

A mi me gusta pensar que estoy en la sala por el último de estos tres, pero no soy tan ingenuo como para no reconocer que a menudo se debe a los dos primeros. Pero tampoco tengo inconveniente con ello, porque lo más importante es estar en la sala. Lo que pase después, depende de mí.

Algunos de mis colegas adoptan un enfoque muy calculado y político por ser los “únicos” en la sala de juntas. Fuera de los momentos en los que se les hace una pregunta directamente; escuchan, y escuchan, y escuchan antes de decidirse a decir algo por iniciativa propia. Y una vez que lo hacen, esos breves comentarios generalmente vienen en forma de apoyo, justo después de que un superior ha dado su opinión. Las intervenciones armoniosas casi siempre son recibidas con la aprobación de asentimientos y sonrisas por parte del llamado “establecimiento”(grupo de poder o clase dominante).

Yo por mi parte, estoy totalmente en desacuerdo con esta táctica, sin embargo la respeto. No considero este el caso de una persona que intenta ganar el favor de otra comportándose de forma zalamera y servil... No, no, no… esta es una estrategia que a menudo conduce no sólo a la seguridad laboral, sino también al ascenso. La persona de color, no amenazante y conforme en el lugar de trabajo, siempre es bienvenida.

Otro método, uno que no apruebo o respeto, es el enfoque de invisibilidad. Estas son las personas que tienen miedo de estar en la sala de juntas y no tienen idea de cómo llegaron allí. Están más que satisfechos con ser la persona de color “simbólica” y solo quieren que la reunión termine lo antes posible; preferiblemente sin que nadie les pregunte su opinión. Sus mentes vacías están disfrazadas por una máscara de interés.

Y luego está el enfoque que siempre cultivo: “afinar el swing para botarla del parque”.

Me encanta el béisbol. Es principalmente un deporte de defensa. En promedio, los jugadores pasan más tiempo posicionados en el campo que al mando del bate. Pero a menudo, es justo cuando están al bate que logran el mayor impacto. Como latino en una empresa dominada por hombres blancos (y esto no es un problema para mi empleador, es un hecho estadístico de muchas empresas estadounidenses), no recibo muchos chances para batear… así que, cuando lo tengo, afino el swing para botarla del parque.

Pero, ¿qué significa eso? ¿botarla del parque? Especialmente para los desconocedores del béisbol. No significa lanzar un batazo salvajemente. Significa ser paciente, estudiar el lanzador, su lenguaje corporal, tipos de lanzamientos y luego elegir el momento adecuado para conectar la bola.

Estos son tres escenarios en los que cada empleado, miembro de una minoría, debería estar listo para actuar en una sala de juntas:

La bola rápida

four_seam_fastball.pngEl elemento fundamental de esta técnica es el tiempo. La velocidad del lanzamiento de la bola está destinada a probar la reacción del bateador, quien tiene que anticipar la bola rápida y comenzar su swing tan pronto como sea posible; algunas veces, incluso antes de que la pelota salga de la mano del lanzador. Nada puede ser más frustrante que un bateador lanzando un batazo al aire. No obstante, golpear con precisión una bola rápida es una de las mejores formas de lograr un jonrón. Un jugador con buen ojo, conecta la pelota con el bate en el lugar correcto y luego deja que la física se encargue.

Para poder adaptar el swing a una bola rápida en una reunión de trabajo, lo mejor es estudiar al lanzador. La preparación es clave para poder anticipar quién lanzará estos calentadores verbales. Como minoría, sé que tengo que trabajar más que mis contrapartes blancos (por injusto que sea) y eso significa hacer mi tarea todas y cada una de las veces. Las oportunidades no nos llegan; nos acercamos a ellas. Para desempeñarnos en un nivel elevado, es preciso comprender cuál es el objetivo de la reunión y así poder contribuir con opciones que mejoren las iniciativas o creen mejores estrategias.

Lanzamiento de curva


slurveEste es un lanzamiento que está diseñado para sorprender al bateador. Comienza en una dirección y luego se sumerge rápidamente a medida que se acerca al plato de home. A pesar de la dificultad, es posible lograr un buen bateo de esta pelota. El éxito se basa en el tiempo. Los jugadores no exitosos se comprometen muy temprano y le lanzan a la primera, pero los pacientes a menudo son recompensados cuando la pelota llega a la zona de strike.

La mayoría de las reuniones en el lugar de trabajo, están configuradas para diseñar un plan de acción con el fin de aprovechar las oportunidades o evitar errores. Sin embargo, existe una dependencia excesiva en la idea de que la alta gerencia tiene todas las respuestas correctas, y para su personal, estas reuniones son más para tranquilizar las decisiones del jefe. Pero realmente no es así.

Asumir que los gerentes solo buscan reflejos de sí mismos durante esas juntas de trabajo, es el equivalente figurativo a un bateador que piensa que solo hay una posibilidad para la trayectoria de la bola, únicamente para darse cuenta en el último minuto que no era así.

Los gerentes están buscando opiniones distintas a las suyas, no validar sus propias teorías. Como minoría en la sala de juntas, debes sentirte cómodo con lo incómodo. Ofrece alternativas bien pensadas, que sean universales pero también sensibles a la diversidad. Estás en la sala para proporcionar matices basados en tu raza, sexo, origen étnico, orientación sexual, etc. Utiliza esas herramientas para conectar la pelota cuando esta se hunda en tu swing.

Recta descendente o sinker

splitter.pngEsta técnica de pitcheo se enfoca en conseguir que el bateador golpee bolas de tierra y obtener una salida fácil. Lo que parece un buen lanzamiento en el medio, se mueve rápidamente hacia el interior del plato. Los jugadores son engañados e intentan aplastar la pelota, solo para lograr un batazo débil que nunca los deja llegar a la primera base.

Aún así, los jugadores pueden dominar esta bola si son pacientes. Es un lanzamiento difícil de replicar consistentemente, por lo que los bateadores inteligentes esperan a que el lanzador pierda el estilo de tiro y están listos, justo en el plato, donde pueden conectar la pelota con potencia.

En reuniones en el trabajo, no te dejes engañar por un sinker. Puedes terminar hallándote en el lado equivocado si te apresuras en favorecer una idea que parece tener el apoyo de la mayoría, solo para darte cuenta de que la discusión está realmente encaminada en otra dirección. Ten confianza en la entrega de tus ideas sin estar a la defensiva sobre los conceptos erróneos que los demás puedan tener de ti, en función de tus antecedentes. Si elige instruir a los otros en la sala sobre un tema … tendrá un impacto, aunque débil. Intenta, en cambio, generar conciencia sobre esa situación que el resto de la sala no ha comprendido aún e invitalos a formularse preguntas.

Ser la única minoría en la sala puede ser una experiencia abrumadora, pero si actúas con confianza en ti mismo, de forma paciente y meditada … golpearás la pelota en el punto óptimo y anotaras carrera cada vez que tengas el bate.


 

2 thoughts on “3 técnicas de pitcheo que todo empleado, miembro de minorías, debe estar listo para batear”

Leave a Reply