Bill Cosby perdió, #MeToo ganó

Bill Cosby lost. #MeToo won.

GettyImages_951567050.jpg


Fuente / Source: Vox – Anna North

Imagen / Image: Andrea Constand (izquierda), la principal acusadora en el caso de Bill Cosby, abraza a la asistente de la fiscalía de distrito Kristen Feden después del nuevo juicio por el asalto sexual de Cosby que resultó en un veredicto de culpabilidad, el 26 de abril de 2018. / Andrea Constand (left), the main accuser in Bill Cosby’s sexual assault, hugs assistant district attorney Kristen Feden after the retrial of Cosby’s sexual assault case resulted in a guilty verdict, on April 26, 2018. (Dominick Reuter/AFP/Getty Images)

READ ENGLISH VERSION BELOW ⇓

Bill Cosby fue hallado culpable de tres cargos de agresión sexual el jueves en un nuevo juicio que podría ser lo más cercano que podamos llegar a un experimento controlado sobre el poder del movimiento #MeToo.

Un jurado no pudo llegar a un veredicto hace un año, seis meses antes de que el periódico New York Times publicara una exposición sobre Harvey Weinstein y prendiera fuego a un movimiento que nos llevó a un importante cambio cultural en torno al acoso y asalto sexual.

Los cargos sobre Cosby sugieren que #MeToo ya podría haber empezado a cambiar la forma en que las personas piensan acerca de la violencia sexual.

El veredicto de culpabilidad en el nuevo juicio de Cosby es sin duda una victoria para las muchas mujeres que se han manifestado en contra de él, y puede ser una señal de que #MeToo ha facilitado que los sobrevivientes obtengan justicia. Pero el juicio también mostró que cuando se trata de los problemas sistémicos subyacentes al ataque sexual en los Estados Unidos, el trabajo de #MeToo apenas acaba de comenzar.

El resto de este artículo está disponible solo en inglés en el sitio web del autor. Traducción al español provista por pluraL.


Bill Cosby lost. #MeToo won.

A jury found Bill Cosby guilty of three counts of sexual assault on Thursday in a retrial that could be the closest we’ll get to a controlled experiment on the power of the #MeToo movement.

A jury failed to reach a verdict a year ago, six months before the New York Times published an exposé on Harvey Weinstein and set fire to a brewing movement that’s led us to a significant cultural reckoning around sexual harassment and assault.

Cosby’s conviction this time around suggests that #MeToo could have already started to change how people think about sexual violence.

The guilty verdict in Cosby’s retrial is certainly a victory for the many women who have spoken out against him, and it may be a sign that #MeToo has made it easier for survivors to get justice. But the trial also showed that when it comes to the systemic problems underlying sexual assault in America, the work of #MeToo has just begun. READ FULL ARTICLE

 

Leave a Reply