Cómo las redes sociales pueden revelar reacciones a medicamentos pasadas por alto

How Social Media Can Reveal Overlooked Drug Reactions

side-effects-online-1-7f0d5f99755a556ed7373d50e6b98b435659ab18-s1500-c85.jpg

Fuente / Source: NPR
Por / By: Menaka Wilhelm
READ ENGLISH VERSION BELOW ⇓

Cuando a Allison Ruddick le diagnosticaron cáncer colorrectal en etapa 3 en octubre de 2014, recurrió al mundo de los hashtags.

Después de que su diagnóstico inicial no dejara claro si el cáncer había hecho metástasis, Allison había quedado en un estado de espera nerviosa. Ella quería consejos externos. “Pero en realidad a uno no le dan un manual, por lo que uno busca respuestas en cualquier lugar”, dice. “Las redes sociales fueron uno de los primeros lugares a los que recurrí”.

Bajo los hashtags #colorectalcancer y #nevertooyoung en Facebook, Twitter e Instagram, otros pacientes compartían una imagen más completa de su experiencia con los tratamientos contra el cáncer.

Más tarde encontró aún más consejos en grupos de mensajes especializados. Los pacientes publicaron todo, desde los detalles de sus cirugías hasta los paquetes de hielo que mas les gustaron a medida que se recuperaron. “Estas no eran cosas que mi médico pudiera decirme, y por mucho que aprecie su experiencia, lo cierto es que también está muy limitado por el hecho de que nunca ha experimentado nada de esto”, dice Ruddick.

En parte debido a esa brecha de experiencia, los médicos y las compañías farmacéuticas también desean aprender de las comunidades en línea y ahora están analizando las redes sociales para obtener una mirada más rápida y más amplia sobre cómo los pacientes reaccionan a los medicamentos, incluso a veces recogiendo información sobre los efectos secundarios que los ensayos clínicos omitieron.

El resto de este artículo está disponible solo en inglés en el sitio web del autor. Traducción al español provista por pluraL.

How Social Media Can Reveal Overlooked Drug Reactions

When Allison Ruddick was diagnosed with stage 3 colorectal cancer in October 2014, she turned to the world of hashtags.

After her initial diagnosis it wasn’t clear if the cancer had metastasized, so she was in for a nerve-wracking wait, she says. She wanted outside advice. “But they don’t really give you a handbook, so you search kind of anywhere for answers,” Ruddick says. “Social media was one of the first places I went.”

Under the hashtags #colorectalcancer and #nevertooyoung on Facebook, Twitter and Instagram, other patients were sharing a fuller picture of their experience with cancer treatments.

Later she found even more advice on specialized message boards. Patients posted everything from the details of their surgeries to the ice packs they liked best as they recovered. “These weren’t things that my doctor could tell me, and as much as I appreciate their expertise, it’s also really limited by the fact that they’ve never really experienced any of this themselves,” Ruddick says.

Partly because of that experience gap, doctors and drug companies are keen to learn from online communities, too. They’re analyzing social networks to get a faster, wider look into how patients react to drugs, sometimes picking up information about side effects that clinical trials missed. READ FULL ARTICLE

 

Leave a Reply