Congreso: rescata DACA!

Congress, rescue DACA

636582767764967299-uscpcent02-6zji42jsera1567exbna-original

Fuente / Source: The Washington Post
Imagen / Image: Jose Luis Gonzalez/Reuters

READ ENGLISH VERSION BELOW ⇓

El Congreso regresa de un receso de dos semanas sin una gran agenda. Aquí, por lo tanto, hay una sugerencia constructiva y eminentemente factible: rescatar a los “soñadores”.

Estos son los jóvenes inmigrantes criados y educados en los Estados Unidos cuyos trabajos, proyectos y vidas han estado en suspenso desde que el presidente Trump anunció el año pasado el final de un programa de la era Obama que los protege de la deportación. A medida que la imprudencia legislativa avanza, la inacción del Congreso sobre este tema es extrema. Equivale a despedir a un gran grupo entero de personas, la mayoría de ellos en la adolescencia y los 20 años, estadounidenses en todos los sentidos, sólo no en el legal.

Por ahora, los tribunales federales han congelado el esfuerzo del Sr. Trump para rescindir el programa “Acción Diferida” que protege a unos 700,000 soñadores llegados en la infancia a los EE.UU., eso sin mencionar a los otros que en algún momento fueron elegibles para inscribirse y quedaron por fuera. Los escuadrones de deportación están temporalmente bajo control, pero los soñadores están todavía en el limbo, trabajando y estudiando como siempre, pero totalmente conscientes de que una bola de demolición pende sobre su futuro.

Si eso sucede, cientos de miles de jóvenes, sus permisos de trabajo que en cualqueir momento dejarían de tener valor, serán despedidos. Una población del tamaño de Seattle o Denver tendrá sus vidas afectadas de un plumazo. Los estudiantes universitarios, con ingresos reducidos, tendrán que abandonar su educación. Un desfile de jóvenes se preguntarán qué pasó con sus sueños estadounidenses.

Esperar coraje y determinación del Congreso puede parecer una tontería, pero tomaría solo cantidades modestas de ambos para arreglar DACA, dado que aproximadamente tres cuartas partes de los estadounidenses están a favor de otorgar a los soñadores una forma de permanecer legalmente en el país. En lugar de utilizarlos como rehenes políticos, por parte de los republicanos para exigir concesiones que limiten la inmigración y por parte de los demócratas para aplastar a los republicanos, ambas partes podrían promulgar leyes para otorgarles un estatus legal o un camino a la ciudadanía.

El resto de este artículo está disponible solo en inglés en el sitio web del autor. Traducción al español provista por pluraL.

Congress, rescue DACA

Congress is back from a two-week recess without much of an agenda. Here, therefore, is a constructive and eminently feasible suggestion: Rescue the “dreamers.”

These are the young immigrants raised and educated in the United States whose jobs, prospects and lives have hung in the balance since President Trump last year announced the end of an Obama-era program that protects them from deportation. As legislative recklessness goes, congressional inaction on this issue is extreme. It amounts to a kiss-off for a huge group of people, most of them in their teens and 20s and American in every sense but the narrowly legal one.

For now, federal courts have frozen Mr. Trump’s effort to rescind the program, Deferred Action for Childhood Arrivals, and the protections it affords nearly 700,000 dreamers, to say nothing of even more who were once eligible to enroll. The deportation squads are temporarily in check, but the dreamers are nonetheless in limbo, working and studying as usual yet fully aware that a wrecking ball hangs over their futures.

If and when that happens, hundreds of thousands of young people, their work permits suddenly worthless, will be thrown out of jobs. A population the size of Seattle or Denver will have their lives upended at a stroke. College students, income stunted, will have to drop out. A parade of promising young people will be left wondering what happened to their American dreams.

Expecting courage and resolve from Congress may seem foolish, but it would take only modest amounts of both to fix DACA, given that about three-quarters of Americans favor granting dreamers a way to remain legally in the country. Rather than use them as political hostages — by Republicans to demand concessions limiting immigration, and by Democrats to bludgeon Republicans — both sides could easily enact legislation to give them legal status or a path to citizenship.
Read full article.

 

Leave a Reply