El valor y el poder en servir a otros: “En servicio a los demás”

In The Service Of Others

cambiar-habitos-1


READ ENGLISH VERSION HERE / VERSIÓN EN INGLÉS AQUÍ
0
Por: Hugo Balta.
Hugo es Ejecutivo de Multimedios y Consultor en materia de Diversidad e Inclusión. Para leer más de sus artículos visita su blog: Straight Talk
📷 Shutterstock.com

 

Las bocinas de los automóviles se disparan cuando docenas de conductores impacientes se mueven lentamente junto a la acera buscando rostros familiares de los muchos extraños que los observan. Un viaje al aeropuerto puede ser emocionante si van dejarte, si vas a viajar, pero la historia es diferente cuando estás allí para buscar a alguien. Para un niño de 9 años, pocas cosas pueden ser más aburridas, pero me alegraba el poder pasar tiempo con mi papá, y bueno, además existía la promesa de un helado si me portaba bien.

Viajar al aeropuerto en el asiento del copiloto con mi padre, era algo normal y frecuente para mí. Hacíamos el viaje una o dos veces al mes con el fin de recoger familias que llegaban de su Perú natal. Yo no conocía a ninguna de las personas que recogíamos y en la mayoría de los casos mi padre tampoco; pero eso no importaba porque “lo que estamos haciendo es importante”, solía decirme.

img_1065
Mi padre y yo

Mi padre fue parte del grupo de los primeros peruanos en emigrar a los Estados Unidos. Llegó en la década de 1960 con 21 años buscando trabajo y una vida mejor. Encontró ambos en la ciudad industrial de Paterson, Nueva Jersey. Sus días de semana comenzaban temprano en la línea de montaje de Ford Motor Company y terminaban tarde en otros trabajos varios. Usualmente ya se había ido de casa cuando me despertaba para ir a la escuela por la mañana y ya me había ido a la cama cuando finalmente llegaba del trabajo por la noche. Sus fines de semana no eran menos atareados. Hacía malabares para dividir el tiempo entre la familia y la comunidad. Muchos sábados combinó ambos, llevándome al aeropuerto para recoger inmigrantes peruanos como él, personas que buscaban trabajo y una vida mejor.

Una de las primeras veces que lo acompañé, recuerdo haberme quejado, “este viaje es demasiado largo, no conozco a nadie y es una forma muy aburrida de pasar el fin de semana”, le dije molesto. Inmediatamente él detuvo el automóvil para que pudiéramos tener una de nuestras charlas. “Puede que no conozcas sus caras o nombres, pero sabes quienes son”, dijo con voz severa. Mientras yo lo miraba con una expresión inquisitiva.

“Son como yo, como tu Mami”, explicó. “Vinimos a este país en busca de mejores oportunidades. Somos afortunados de haber podido alcanzar muchas de esas oportunidades gracias a personas amables que nos ayudaron cuando llegamos por primera vez; que nos ayudan ahora”. E hizo una pausa por un momento para asegurarse de que estaba prestando atención antes de decirme: “Es nuestra responsabilidad ayudar a los demás. Nadie tiene éxito en este mundo solo” y continuó dándome ejemplos acerca de cómo todo lo que daba por sentado, como mi dormitorio, mis juguetes, ropa, comida y hogar, no había sido proporcionado sólo por el dinero que él y mi madre ganaban trabajando, sino también por las personas que les dieron a ellos oportunidades.

Después de esa charla en el automóvil de mi padre, comencé a pensar diferente sobre nuestros viajes de fin de semana al aeropuerto. Los hombres y mujeres que recogíamos, a menudo con niños a su lado, ya no me parecían extraños ya que imaginaba un encuentro similar en el aeropuerto con mis padres varios años atrás.

“La mejor manera de encontrarte es perderte en el servicio a los demás”.
-Mahatma Gandhi

 


Toda mi vida ha sido una inversión en el servicio de los demás.

 

Con mis padres.

 

Soy el hijo de Hugo y Graciela Balta, inmigrantes de Perú, que me enseñaron, entre muchas otras lecciones, el valor de invertir en la comunidad. Si he tenido éxito en todos los aspectos de mi vida, es en gran parte porque personas generosas (familiares, amigos y colegas) me han elevado alegóricamente sobre sus hombros y me han ayudado a llegar más alto y ver más allá de lo que hubiera podido si lo hubiera hecho solo. La Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ por sus isglas en inglés) hace lo mismo por mí y sus miles de miembros.

NAHJ brinda capacitación valiosa para la mejora de las habilidades profesionales, una red de contactos con los líderes de la industria y una estructura de apoyo a lo largo de las subidas y bajadas que se viven en la carrera. Es mi responsabilidad hacer lo mismo por los demás. Desde que fundé el capítulo profesional de NAHJ New Jersey en 2007 y participé en varias posiciones de la junta nacional, culminando con la presidencia en 2012, me he dedicado a defender la misión de NAHJ de defender el trato justo de los latinos en los medios de comunicación.

Vivimos un momento complejo. Somos atacados como periodistas y como latinos. Somos agredidos verbalmente y señalados como enemigos y delincuentes. Este tipo de propaganda de miedo por parte de aquellos en posiciones de poder e influencia, a menudo no se controla, y en consecuencia alimenta la creciente división política, social y racial en nuestro país.

He elegido postularme para presidente de NAHJ con el propósito de recuperar la prominencia de la asociación como un líder de honor, colaborando en la construcción de redacciones sustentadas en la diversidad y la inclusión y denunciando las injusticias, al apoyar y brindar visibilidad a los periodistas que ejercen su derecho constitucional.

Mi compromiso con NAHJ, sus miembros, socios, la comunidad y el periodismo, es mantener la firmeza ante la oposición popular y perder el temor a arriesgar la reputación personal… defender el deber constitucional de todos los periodistas de dar voz a los que no la tienen, hacer que los que están en el poder asuman responsabilidad de sus gestiones y acciones y facultar al público para que puedan tomar acción. Hago esta promesa, pensando en las palabras de mi padre en ese viaje al aeropuerto para recoger a extraños hace tantos años … “lo que estamos haciendo es importante”, el trabajo de NAHJ es importante.

Hugo Balta.
Presidente de NAHJ 2018

 

Leave a Reply